El boom de los SPAC

Los SPAC son instrumentos financieros que surgieron en la década de los ochenta con poca regulación

En febrero del presente año, la compañía Greenlight Biosciences fundada y dirigida por Andrey Zarur, un empresario mexicano, se listó en la bolsa de valores Nasdaq en Estados Unidos bajo la clave de cotización GRNA. Esta compañía de biotecnología, que inició en el año 2008, está enfocada en el uso del ácido ribonucleico (ARN), uno de los componentes básicos de la vida, para desarrollar proyectos de salud de las personas y del sector agrícola.

Resulta interesante que una forma en que obtuvo capitalización fue al asociarse con un SPAC (Special Purpose Acquisition Companies) denominado Environmental Impact Acquisition Corp (ENVI), en una transacción valorada en US$1.5B.

Esta forma de financiamiento es muy frecuente para compañías con una tecnología novedosa y que por lo incierto de su operación recurren a una fuente más apropiada para inversionistas que estén dispuestos a asumir riesgos.

Los SPAC son instrumentos financieros que surgieron en la década de los ochenta con poca regulación, lo que propició fraudes y llevó a las autoridades a ir poniendo bajo la lupa este tipo de transacciones.

Bajo esta figura se crea un vehículo con el que se levanta capital y con esos recursos se busca la compra o combinación con otra empresa que ya esté operando, con lo que es posible enlistar una empresa privada en el mercado de valores por una vía alterna al proceso normal. A los SPACs también se les conoce como empresas de cheques en blanco, ya que los inversionistas entregan su dinero sólo con una propuesta de lo que planean adquirir.

Durante el periodo de la pandemia por Covid19 se observó un incremento considerable en la emisión de estos instrumentos, derivado de un mayor apetito por riesgo de los inversionistas y por una mayor liquidez en el mercado.

El fuerte dinamismo en el número de colocaciones de estos instrumentos inició en junio de 2020, con más de 20 a nivel global, y alcanzó el punto más alto en marzo de 2021, con un aproximado de 105. La institución financiera que más transacciones lideró fue Citi con 112, de un total de 673 en el año 2021. De estas cifras el mercado más importante es Estados Unidos con 607 transacciones y la región de Europa, Medio Oriente y África (EMEA, por sus siglas en inglés) con 39, de acuerdo con datos de Refinitiv. El boom continúa en lo que va del año 2022 ya que, a la fecha de la elaboración de este artículo, Bloomberg reporta que se han colocado 35 emisiones.

Por el lado de las adquisiciones, los SPAC llevaron a cabo 309 transacciones durante el año 2021, siendo los sectores de software y automotriz donde se han asignado más recursos. Derivado del boom que está teniendo este mercado, en agosto de 2021 se lanzó el índice sobre SPACs (S&PU.S.SPAC Index) el cual ha tenido un incremento del 47.8% en un periodo de tiempo de seis meses.

Ante este escenario de una mayor demanda, también ha contribuido la participación de figuras mediáticas como Leonardo DiCaprio, Serena Williams, Donald Trump, entre otros; quienes están participando activamente en estos instrumentos como inversionistas o utilizándolos como medio para financiar proyectos.

Existen opiniones encontradas sobre estos vehículos, por un lado, hay quienes argumentan que a los promotores, en términos generales, les ha ido bien, pero a los inversionistas no tanto, ya que muchas adquisiciones que han realizado estos vehículos no han dado el rendimiento esperado. Sin embargo, también tienen su lado positivo, ya que es una fuente de financiamiento atractiva para las empresas como Greenlight Biosciences, quienes llevan a cabo innovaciones disruptivas que demandan recursos importantes en forma de venture capital, para avanzar en sus etapas tempranas y la fuente más propicia es el capital de riesgo.

Sobre esta línea, es importante destacar que, a la fecha, existen cuatro fondos de capital mexicanos que han colocado sus SPAC en Estados Unidos: DD3 Aquisition II, Dila Capital, LIV Capital y Maquia Capital. De estas compañías, la que ha levantado más recursos es Maquia Capital con un monto de $290 millones de dólares, seguido de LIV Capital que en este mes de febrero obtuvo $100 millones de dólares en el mercado Nasdaq. En el caso de DD3 Aquisition, a través de una asociación con Betterware, concretaron que esta compañía mexicana se listara directamente en el mercado Nasdaq en marzo de 2020.

Sin embargo, en México las emisiones locales de SPAC no han seguido esta tendencia, ya que sólo dos vehículos se han colocado desde 2018, Vista Oil&Gas y Promecap. El primero realizó adquisiciones en Argentina y el segundo concretó en 2020 la fusión con Acosta Verde, un desarrollador de centros comerciales que, a través de este vehículo, logró cotizar sus acciones en la BMV.

La autora es directora de la Maestría en Finanzas de EGADE Business School-Monterrey.

Artículo publicado en El Financiero.

Ir a opinión
EGADE Ideas
in your inbox