Los derivados financieros durante la crisis de Covid-19

Urge una mayor comprensión de los productos derivados y sus riesgos implícitos ante eventuales disrupciones en el mercado

Los derivados financieros durante la crisis de Covid-19

En el último año, el aumento del uso de instrumentos derivados, aunado a las importantes pérdidas que han reportado empresas e instituciones financieras, han hecho saltar las alarmas sobre el uso apropiado de este tipo de producto. Se supone que estos instrumentos reducen los riesgos financieros, pero paradójicamente se les acusa de propiciar nuevos riesgos. Pero, ¿son los derivados culpables de estas pérdidas o lo es su uso indebido?

Durante la crisis financiera global de 2007-2009, el mal uso y abuso de los derivados financieros fue evidente, sobre todo en los productos derivados de crédito. De hecho, hasta la fecha, hay inversores institucionales y minoristas que tienen restringido su uso, ya sea por políticas internas o por regulaciones locales. Por ello, muchos gestores de carteras se muestran reacios a utilizar estos valores con fines de inversión y cobertura. Algunos directores financieros tampoco son conscientes de las formas en que pueden utilizarse los productos derivados para racionalizar y reestructurar los balances de sus organizaciones, siendo también incomprendidos los perfiles de riesgo-retorno de estos productos.

Como resultado de la crisis financiera global de 2007-2009, entidades como Lehman Brothers, Bears Stearns y AIG se volvieron insolventes, casi quebraron o requirieron intervención del gobierno. Por ello, y ante los retos de la crisis de Covid-19, urge una mayor comprensión de los productos derivados y sus riesgos implícitos.

Se puede reducir la incertidumbre de tratar con productos derivados mediante una serie de modificaciones institucionales. Para proteger mejor contra sus riesgos se requiere una integración gradual de los mercados financieros, una mejor gestión y una supervisión más cercana de las posiciones de los derivados. Esto debe ir acompañado también por un entorno regulatorio adecuado, procesos de gestión de riesgos en la organización y estándares contables que rijan su uso y limitaciones.

En el capítulo “Governance Practices and Regulations for Derivative Products in Emerging Markets in the Wake of the Covid-19 Pandemic and the Subprime Global Financial Meltdown” (Prácticas de gobernanza y regulaciones para productos derivados en mercados emergentes a raíz de la pandemia Covid-19 y la crisis financiera global subprime), de próxima publicación, analizo algunos de los obstáculos clave para el lanzamiento de productos derivados exitosos en economías emergentes y propongo algunas medidas de política.

Instrumentos derivados afectados por la Covid-19

Por otro lado, en el capítulo “Transformation of Derivatives Securities in Emerging Markets: Policy Implications in Light of the 2007-2009 Global Financial Crisis and Covid-19 Pandemic” (Transformación de valores derivados en mercados emergentes: implicaciones políticas a la luz de la crisis financiera global de 2007-2009 y la pandemia Covid-19”), también de próxima publicación, examino algunas de las principales barreras al lanzamiento de productos derivados en economías emergentes y propongo soluciones pragmáticas.

Si bien la pandemia de Covid-19 no es un evento de crédito subprime, en comparación con lo que sucedió durante la crisis financiera global de 2007-2009, la actual crisis de salud ha implicado nuevos desafíos y ha disrumpido tanto los mercados financieros globales como los mercados de derivados.

Si bien todavía no se deja sentir totalmente el impacto financiero y social de la crisis de salud de Covid-19, los participantes del mercado de derivados podrían implementar evaluaciones de sus efectos en sus acuerdos comerciales y contrapartes.

El brote de Covid-19 ya ha influido en el mercado de derivados en muchos aspectos y seguirá provocando disrupciones en el futuro cercano. Con ese fin, los participantes del mercado de derivados extrabursátiles (OTC) deben realizar revisiones exhaustivas de los términos de sus acuerdos marco de negociación con contrapartes clave, con especial énfasis en las disposiciones operativas y de fuerza mayor bajo la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA).

Algunos mercados emergentes han acelerado el proceso de apertura de sus bolsas de derivados para competir con los mercados vecinos, sin tener completas las microestructuras y bases de los mercados. Esto ocurre por la falta de conocimiento y responsabilidad de los encargados de las políticas públicas. No obstante, después de casi dos décadas de operaciones, algunos de estos operadores aún son pequeños para el tamaño de sus economías y los contratos negociados no son tan importantes en volumen.

He observado que los países emergentes se ha caído en la trampa del lanzar productos y mercados de derivados ineficientes y sin liquidez, con muchas lagunas que pueden inducir acciones fraudulentas, manipulaciones, prácticas abusivas y otras malas conductas.

Durante la última década, se pusieron en marcha numerosas regulaciones para hacer frente a la deficiencias operativas que desveló la crisis financiera de 2007-2009. En la crisis de Covid-19, todavía está por ver el alcance de las disrupciones en el mercado de derivados.

Referencias:

  1. Al Janabi, M.A.M. (2021), “Governance Practices and Regulations for Derivative Products in Emerging Markets in the Wake of the Covid-19 Pandemic and the Subprime Global Financial Meltdown” Çalıyurt, Kıymet Tunca (Ed.), Ethics and Sustainability in Accounting and Finance, Volume III. (In Press) [Publisher: Springer Publishing Co., Inc]
  2. Al Janabi, M.A.M. (2021), “Transformation of Derivatives Securities in Emerging Markets: Policy Implications in Light of the 2007-2009 Global Financial Crisis and Covid-19 Pandemic”, in Nugyyen, Duc Khuong, and Boubaker, Sabri (Eds.), Financial Transformations beyond the Covid-19 Health Crisis. (In Press) [Publisher: World Scientific Publishing Co., Inc.]
Ir a investigación
EGADE Ideas
in your inbox